siguefacebook

Get Adobe Flash player

Jesús Flagelado

titulo-pasos

 

Jesús Flagelado

flagelado

Se trata esta de la última imagen incorporada por los nazarenos de Medina del Campo a la Semana Santa de la Villa, en concreto en el año 2012 en la Procesión de la Vera Cruz de la noche del Jueves Santo.

No obstante, se trata de una talla que procesionó durante décadas e incluso siglos acompañada por los cofrades de la Archicofradía de Ntra. Sra. de las Angustias, cuando esta hermandad organizaba la Procesión del Entierro de la tarde noche del Viernes Santo. La fundación en los años 40 del siglo XX de la Cofradía Penitencial de Ntro. P. Jesús Atado a la Columna en la Iglesia de Santiago el Real de la Villa y la incorporación de su imponente paso titular a la Procesión del Viernes Santo, relegaron al Jesús Flagelado de la Colegiata a un segundo plano hasta el ya señalado año 2012.

La imagen, ligeramente menor al tamaño natural, representa a Jesús atado a una columna baja, en la que se apoya sensiblemente mientras es azotado. Con una excelente policromía, destaca el estudio anatómico de la imagen de Jesús, reflejando sensiblemente los azotes recibidos y la complexión del cuerpo apoyado en la columna, así como el gesto doloroso y dulce a la vez del rostro de Nuestro Señor.

A modo de curiosidad, el tamaño y forma de la columna contrastan radicalmente con la tallada en la imagen del Atado a la Columna de Santiago el Real, de mayor tamaño que la imagen de Jesús. Esto se debe al momento histórico en el que se realizan ambas obras, en pleno Renacimiento, y al descubrimiento entre ambas de la columna en la que fue azotado Jesús, más similar a la representada en el flagelado de la Colegiata. Podemos afirmar entonces que estamos ante uno de los flagelados españoles más antiguos que representan esta escena de la Pasión con una columna baja, que posteriormente en el Barroco se generalizarán en la prolífica imaginería castellana.

El insigne escultor Juan Picardo es el autor de esta obra en el año 1554. El mismo año, Picardo talla el Cristo de la Paz, y también en la Colegiata de San Antolín una magnífica Piedad recientemente restaurada por la Fundación Las Edades del Hombre. Juan Picardo es autor también del Descendimiento de la Iglesia de San Miguel Arcángel que actualmente está expuesto en el Museo Diocesano de la Catedral de Valladolid, y algunos expertos le atribuyen la imagen de nuestra Patrona, la Virgen de las Angustias.

Esta talla se venera en la Colegiata de San Antolín. Su capilla se encuentra tras el cancel de entrada, fundada por Francisco Pérez de Vargas y Constanza Álvarez del Corral en julio de 1546. Sobre un arco titulado de San Pedro y San Pablo perteneciente a la vieja parroquia, que no había llegado a terminarse por coincidir su obra con la
ejecución del nuevo templo (de aquí que aparezcan ambos santos flanqueando al Jesús Flagelado). En 1627, Luisa de Torres, esposa del regidor Pedro de Valpuesta, adquiere el patronato que, más tarde, pasa a manos del Conde de Adanero y sus sucesores. El retablo fue encargado en 1554 a los escultores Juan Picardo y Juan de Astorga, quienes realizaron las esculturas ya nombradas. Con el cambio de patronato en 1627 se coronó el conjunto con un frontón curvo con lienzos de Francisco de Pinedo que representan a San Joaquín, la Inmaculada Concepción y Santa Ana, disponiéndose a ambos extremos las esculturas de Santa Teresa y San Juan de la Cruz.