siguefacebook

Get Adobe Flash player

titulo-pasos

La Cofradía Penitencial de la Misericordia y Jesús Nazareno cuenta con cinco pasos a los que acompaña en las procesiones que se celebran en la Semana de Pasión en Medina del Campo.

Nuestro Padre Jesús Nazareno de las Angustias
nazareno3
Es la Imagen Titular de la Cofradía, situada en el altar del lado del Evangelio de la Capilla de Nuestra Señora de las Angustias de la Colegiata de San Antolín. 

Uno de los primeros pasos del S. XVI realizado en madera policromada; y no en papelón (técnica utilizada para piezas de pequeño tamaño), la talla alcanza un tamaño mayor al natural; dentro de su iconografía es uno de los más antiguos entre los conversados en madera.

En su origen la talla de Nuestro Padre Jesús Nazareno perteneció a la Archicofradía de Nuestra de Señora de las Angustias.

La imagen se atribuye a Francisco del Rincón, por el parecido en el rostro y en la voluminosa corona de espinas de otras tallas de dicho autor.

Se trata de una imagen de vestir, pero de carácter procesional y está totalmente tallado. El maestro Francisco Rincón talla este Nazareno de pie, caminando dificultosamente, pero ofreciendo un gesto dubitativo al estar a punto de caer vencido por el peso de la Cruz; frente a la versión de Cristo rodilla en tierra, muy extendida después, en el siglo XVII. El giro de la cabeza invita al creyente a compartir la Cruz.

A pesar de ser una imagen tallada completamente procesional con túnica probablemente para trasmitir mayor emoción a los espectadores. Quizás la primitiva túnica que portara estaría abierta por la espalda a imagen y semejanza de los hermanos de sangre o disciplinantes que le acompañaban en los desfiles.

Dicha imagen desfila en una majestuosa carroza esculpida por P. Verdugo en 1945 con magníficos episodios en bajorrelieves de escenas de la Pasión de Cristo. La carroza cuenta con un sistema que hace descender o subir la imagen; como se realiza en la Procesión del Encuentro cuando se encuentran Madre e Hijo.

La imagen a consecuencia de sus estado y problemas estructurales fue restaurada entre los años 80 y 90 por el escultor y restaurador Mariano Nieto y para asegurar la mejor conservación de la imagen fue intervenida por la restauradora Concha Bengoechea en el año 2009 con el Convenio de Restauración firmado entre la Junta de Castilla y León y la Junta de Semana Santa.



 

 Nazareno de la Cruz

nazareno cruz

Se trata de una imagen de pequeño tamaño; tan solo mide 76 cm de altura que se puede contemplar en la Ermita de San Roque, sede social de la Cofradía. Pertenece a la Escuela Castellana

Tan solo están tallados en madera la cabeza, las manos y los pies; mientras que el cuerpo está compuesto por varias capas de pasta de papel amasadas; técnica que se le conoce como "papelón". Que consiste en amasar varias capas de pasta de papel para que adquiera consistencia; cuando está húmeda se modelan las superficies para que una vez secas tomen su forma definitiva.

La imagen va sobre una peana de madera de pino y lleva una cruz apoyada en el hombro del mismo material.

Los ojos de cristal y la talla del pelo y la barba permiten datarlo en el primer cuarto del siglo XVII, aunque la tipología de este Nazareno es más propia del siglo XVI. Frente a la actitud vacilante o postrado en tierra del Nazareno barroco, en este caso se muestra un Cristo que camina decidido hacia el Calvario, con el pie atrasado apoyado sobre la punta de los dedos.

Participa en el Traslado Procesional que se celebra en la tarde del sábado de Pasión desde la Ermita de San Roque hasta la Ermita del Amparo, de la cual partirá en la Noche del Jueves Santo para participar en la Procesión de la Vera Cruz.


 


 

Cristo de la Paz
cristo de la paz2
Está ubicado en la segunda capilla del lado del Evangelio de la Colegiata de San Antolín, y se trata de una de las piezas mejor conocida de la imaginería medinense.

La imagen procesiona desde el s. XIX y la gran veneración que siempre ha tenido ha hecho que se conozca por varios nombres: “Cristo de los Adobes” en alusión a su gran peso, “Cristo de los Artilleros” ya que era escoltada por estos en la tarde del Viernes Santo hasta la desaparición del Cuartel Marques de la Ensenada momento desde el cual los cofrades de la Misericordia y Jesús Nazareno acompañan la imagen en la Procesión del Silencio.

Se conoce al detalle el autor y la fecha en la que se realizó ya que el escultor Juan Picardo firmó con Francisca Pérez, propietaria de una capilla junto a la puerta de la Iglesia Colegiata, un contrato el 25 de octubre de 1554 para realizar un retablo que cubriera la capilla y en las condiciones del contrato se incluye la creación de una imagen de Cristo acompañada por la de Nuestra Señora y San Juan.

Juan Picardo permaneció fiel a un concepto clásico de la escultura, así se comprueba al observar la sensación de peso en la caída de los pliegues del paño de pureza y la forma serena de captar la anatomía de un cuerpo desplomado tras la muerte. La policromía a pulimento resalta la figura sobre fondo negro de la Cruz rematada con cantoneras de bronce.



 


 

Cruz Guía - Crucificado de la Vera Cruz

cruz-guia

Originariamente esta pieza pertenecía a la Cofradía de la Vera Cruz y se custodiaba en la Iglesia de la Vera Cruz, hasta que en el año 1961 fue derribada y pasó a ser custodiada en la Ermita de San Roque donde se encuentra actualmente.

Se trata de una pequeña talla de Cristo Crucificado (65 cm) de madera policromada, enmarcada en el primer tercio del S. XVI. Estuvo durante muchos años sin salir en procesión, debido a su alto grado de deterioro; hasta que en el año 2001 que la Cofradía la restauró y desde el año 2002 se reincorpora a modo de Cruz Guía dirigiendo todas las procesiones en las que participa la Cofradía.









 


 

Jesús Flagelado

flagelado

Se trata esta de la última imagen incorporada por los nazarenos de Medina del Campo a la Semana Santa de la Villa, en concreto en el año 2012 en la Procesión de la Vera Cruz de la noche del Jueves Santo, aunque en este su primer año portada a hombros, las inclemencias del tiempo no permitieron la salida procesional.

No obstante, se trata de una talla que procesionó durante décadas e incluso siglos acompañada por los cofrades de la Archicofradía de Ntra. Sra. de las Angustias, cuando esta hermandad organizaba la Procesión del Entierro de la tarde noche del Viernes Santo. La fundación en los años 40 del siglo XX de la Cofradía Penitencial de Ntro. P. Jesús Atado a la Columna en la Iglesia de Santiago el Real de la Villa y la incorporación de su imponente paso titular a la Procesión del Viernes Santo, relegaron al Jesús Flagelado de la Colegiata a un segundo plano hasta el ya señalado año 2012.

La imagen, ligeramente menor al tamaño natural, representa a Jesús atado a una columna baja, en la que se apoya sensiblemente mientras es azotado. Con una excelente policromía, destaca el estudio anatómico de la imagen de Jesús, reflejando sensiblemente los azotes recibidos y la complexión del cuerpo apoyado en la columna, así como el gesto doloroso y dulce a la vez del rostro de Nuestro Señor.

A modo de curiosidad, el tamaño y forma de la columna contrastan radicalmente con la tallada en la imagen del Atado a la Columna de Santiago el Real, de mayor tamaño que la imagen de Jesús. Esto se debe al momento histórico en el que se realizan ambas obras, en pleno Renacimiento, y al descubrimiento entre ambas de la columna en la que fue azotado Jesús, más similar a la representada en el flagelado de la Colegiata. Podemos afirmar entonces que estamos ante uno de los flagelados españoles más antiguos que representan esta escena de la Pasión con una columna baja, que posteriormente en el Barroco se generalizarán en la prolífica imaginería castellana.

El insigne escultor Juan Picardo es el autor de esta obra en el año 1554. El mismo año, Picardo talla el Cristo de la Paz, y también en la Colegiata de San Antolín una magnífica Piedad recientemente restaurada por la Fundación Las Edades del Hombre. Juan Picardo es autor también del Descendimiento de la Iglesia de San Miguel Arcángel que actualmente está expuesto en el Museo Diocesano de la Catedral de Valladolid, y algunos expertos le atribuyen la imagen de nuestra Patrona, la Virgen de las Angustias.

Esta talla se venera en la Colegiata de San Antolín. Su capilla se encuentra tras el cancel de entrada, fundada por Francisco Pérez de Vargas y Constanza Álvarez del Corral en julio de 1546. Sobre un arco titulado de San Pedro y San Pablo perteneciente a la vieja parroquia, que no había llegado a terminarse por coincidir su obra con la
ejecución del nuevo templo (de aquí que aparezcan ambos santos flanqueando al Jesús Flagelado). En 1627, Luisa de Torres, esposa del regidor Pedro de Valpuesta, adquiere el patronato que, más tarde, pasa a manos del Conde de Adanero y sus sucesores. El retablo fue encargado en 1554 a los escultores Juan Picardo y Juan de Astorga, quienes realizaron las esculturas ya nombradas. Con el cambio de patronato en 1627 se coronó el conjunto con un frontón curvo con lienzos de Francisco de Pinedo que representan a San Joaquín, la Inmaculada Concepción y Santa Ana, disponiéndose a ambos extremos las esculturas de Santa Teresa y San Juan de la Cruz.